22 de febrer de 2015

Poble vell de Corbera


La nit del 25 de juliol les forces de la República creuen el riu, tot iniciant el que havia de ser una llarga batalla. Aquell mateix matí les seves avantguardes entren a Corbera d'Ebre i ocupen la població cap a les dues del migdia, després de breus combats amb les forces franquistes que la defensen. La població restaria en mans republicanes des del primer dia de la batalla fins al 4 de setembre quan la quarta ofensiva nacional sobre el front aconsegueix trencar les línies republicanes i les obliga a retirar-se de Corbera.









Irresponsable
irracional
idiota...
Así quedó pintada
la irrepetible 
"istoria".

¿Qué puedo decirte hijo?
el abuelo era como tú ahora
y su padre uno más
de cuantos se sumaron al grito
que acabó con la palabra.
Imagínate, hijo,
la noche sin palabra
y el sol ardiente sin palabra
y sin palabras el fuego,
la luna cayendo rota sobre los tejados
el éxodo descalzo
y la amenaza enquistada del otro,
el que siembra el camino de clavos
y envenena las fuentes...
¿Qué puedo decirte sin palabra?
conocían, eso sí, el nombre de algunos muertos.
Nada.
El silencio solo de las ruinas
guarda quizá alguna respuesta.

                        (E. Iriarte)
















21 de febrer de 2015

L'Ebre ahir a la tarda

La llum primera
que jo vaig veure
va ser a la vora 
d'un bell riu.
A sa ribera 
fou ma criança
i en sa terra
els amors
que jo he tingut.

 (B. Sabaté, músic)



















18 de febrer de 2015

Una música bellíssima

Esto debe ser la soledad...



Esto debe de ser la soledad, de la que tanto hemos hablado y leído sin llegar a intuir siquiera cuáles eran sus dimensiones morales. Bueno, pues la soledad era esto: encontrarte de súbito en el mundo como si acabaras de llegar de otro planeta del que no sabes por qué has sido expulsada. (...) La soledad es una amputación no visible, pero tan eficaz como si te arrancaran la vista y el oído y así, aislada de todas las sensaciones exteriores, de todos los puntos de referencia, y sólo con el tacto y la memoria, tuvieras que reconstruir el mundo, el mundo que has de habitar y que te habita. ¿Qué había en esto de literario, qué había de divertido? ¿Por qué nos gustaba tanto?
(Juan José Millás)